Hans: La Isla del Whiskey

Lo sentimos, pero no se produce un exquisito whiskey en este minúsculo islote, de hecho no se produce nada, podría ser tan solo un trozo de roca en medio del mar, pero guarda un conflicto anecdótico.

hansisland-s

En la divisiones de las aguas internacionales y territoriales, allá por el año 73 se dividió la zona entre en Canadá y Dinamarca y lo hicieron con una línea sobre un mapa. Obviaron que la línea pasaba por un trozo de roca de apenas 1Km de superficie, la Isla de Hans. A mitad entre Canadá y Groenlandia (que pertenece a Dinamarca) desembocó en una “guerra fría”, pero esta vez lo decimos por la temperatura, entre los dos países.

hans

1024_2000

Cada cierto tiempo, pasa un navío de Canadá y coloca la bandera del país sobre la roca. Al poco, otro barco, esta vez danés, aparece por allí, retira la bandera canadiense y coloca la propia. Lo curioso es que este acto, tan silencioso, se repite periódicamente, y ya van más de 40 años de intercambio de banderas.

canadian-danish-flags-hans-island

Hay que decir que Hans no es rica en nada, no hay minerales, es más bien, diríamos, que es pobre en todo. Se podría tratar de orgullo nacional, pero éstos son países pacíficos, tendría más un pacto entre ambos. Ni siquiera Google se ha querido involucrar, y se busca se verá que simplemente aparece una bandera rojiblanca (colores de ambos países) pero no es ninguna de los dos.

bf0afb49-0f9c-40ba-9c5e-95b00da37f97

Al intercambio de las banderas le prosiguió una bonita “tradición”. Los canadienses dejaron una botella de whiskey autóctono. Cuando llegaron los daneses, al verlo, lo tomaron como una ofrenda, se la bebieron, fueron a la bodega del barco y depositaron una botella de un famoso aguardiente danés, el schnapps. Desde entonces, los marineros de ambos países comparten los licores de sus “enemigos”.

hans-label

El conflicto no parece tener solución, pues ambos son países de la OTAN. La isla ha vuelto a estar situada en el ojo del huracán. En los últimos años, el calentamiento global ha hecho que el ártico, el último espacio protegido de la Tierra, empiece a ser una opción de explotación en un futuro próximo, y por eso creen que la Isla de Hans será un punto clave estratégico.

HansIsland

Lo que está claro, que los conflictos que se resuelven con intercambio de botellas nos parecen más lícitos que los de intercambio de balas. Veremos qué pasa con este islote en el futuro, pero si tenéis sed, queréis brindar por algo y os pilla de caminos, ya sabéis donde encontrar una botella.

Hans-Island

Como curiosidad, os contamos que la historia de esta isla es tan peculiar que existen incluso dos bandas que llevan el nombre de «Hans Island» con dos estilos muy diferentes, como no podía ser de otra forma, en esta isla siempre predomina el número dos. Os dejamos con ambos.

 

Te lo hemos contado aquí, en Alta Cultura

Alberto Aijón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *