Los seres que me llenan

Me decía una amiga <Mi carácter depende de la gente que me rodea, y me odio por ello>. Yo, al contrario, el día que eso no me pase, me odiaré por ello. Al fin y al cabo, eso es movimiento, esa veleta sentimental que nos diferencia de los incapaces, que son la mayoría. Lo triste es que esa masa de incapaces te intentará convencer de que eres uno de ellos, de que no eres especial, y es normal, a nadie le gusta que le digan que su vida es una mierda, por eso intentarán meterte en ella con todas sus fuerzas, porque desde dentro huele menos.

Decía Saramago que todos los días escuchaba a gente que le decía <deberías hacer más deporte>, y esto iba desde amigos a la publicidad de gimnasios en los autobuses, pero en cambio nunca vio un solo anuncio que le dijera a esa gente <y tu deberías leer más>. Esos incapaces que se multiplican por hacer mil actividades y creen que siempre están en movimiento realmente están parados. Analicemos sus vidas: Trabaja de 8 a 14 en un trabajo nada realizante, vuelve a casa para comer y dormir siesta, luego paseará al perro, irá al gimnasio un rato, volverá, cenará, verá un episodio de cualquier serie de mierda y luego hará algo de yoga antes de dormir. Al día siguiente volverá a hacer lo mismo. El fin de semana, como si fuera lo más especial de su vida, beberá hasta resultar patético en busca de un polvo fácil con otros incapaces. Seamos francos, realmente esta gente es prescindible, nadie se acordará de ellos cuando hayan muerto.

Una vida que no se mueve es como si no existiera. Respeto a los incapaces, si ellos son felices a su manera, pero no respeto que intenten constantemente meternos en su saco. Los escucharás con frases como: <Tu eres como los demás, no eres especial>, <búscate un trabajo decente>, <déjate de esas tonterías y haz algo de provecho>, <ya tienes una edad>. Y los entiendo, de verdad que lo hago. Entiendo que para ellos un trabajo decente es el que tienen ellos, aunque sin embargo están amargados en él, es curioso. Entiendo que algo de provecho es ir a hacer deporte. Entiendo que lo normal es beber y follar con media ciudad los fines de semana y encontrarse vacío al día siguiente, que es lo que les ocurre a las relaciones de incapaces. Entiendo que lo de la edad se refiere a tener 32 años y no tener una hipoteca, la letra de un coche, vivir con tu pareja y tener hijos lo más pronto posible. Lo curioso de estas relaciones es que no son felices. A través de mi trabajo, veo a muchas familias comer en el restaurante, parejas jóvenes, de mi edad, que prácticamente no hablan entre ellos, que la única diversión que tienen es el bebé que llevan, juegan todas sus cartas a ese crío, que no tiene culpa de nada, y sin embargo lleva el peso de la infelicidad de sus incapaces padres.

Y no se crean, no es fácil escapar de sus garras. Yo he estado alguna vez incluso tentado de quedarme en el lado de los incapaces, he incluso regalado tiempo de mi vida a ellos. Pero por suerte pude librarme de ellos. Desde entonces solo me rodeo de los seres que me llenan.

Hago alusión a la canción de Izal porque creo que representa exactamente lo que me dijo mi amiga aquella vez. Toda nuestra estructura depende de los seres que te llenan, y evidentemente te afectan. Hagamos un ejemplo con la construcción de una casa. La casa eres tú, con tu estado emocional. Las paredes están pegadas a la estructura, pero ¿saben que pasa si se tira una pared de una casa? La respuesta es nada, la estructura ni se inmuta, es cierto que la pared de la cocina era bonita, le habías pillado cariño, pero es totalmente prescindible, pero ¿Qué pasa si tiras un pilar? No te diré que la casa se cae, pero a lo mejor se inclina, el peso cae en el resto de pilares. Pues así somos, ni más ni menos, nuestro estado de ánimo, esa veleta depende de lo que nos rodea. Claro que es normal sentirse mal si nuestros seres que nos llenan están mal, creo que deberías odiarte si no pasa. Por eso, los incapaces son altamente reconocibles, porque cuando no están, al poco tiempo dejas de notarlo, y al llegar, no suponen nada que no sea estético, pero realmente no te aportan nada.

Los incapaces solo se preocupan por ellos, debes tenerlo presente. Solo les importa su felicidad, su trabajo, su dinero, sus vacaciones, y te darás cuenta, sabrás reconocerlos porque no compartirán nada y les preocupará que sus vacaciones salgan bien, no importa que tú no estés pasando por un buen momento, es más, te llegarán a decir <me estás dando las vacaciones, que egoísta eres>. Intentarán hacerte culpable de su infelicidad, lo que no saben es que ellos ya son infelices de por sí. Harán que te sientas mal por estar mal, no se dan cuenta de la gravedad. Por eso, los seres que te llenan, lo dice la propia palabra, nunca restarán, nunca harán que te sientas vacío.

No te preocupes si te encuentras solo, es su mayor arma, pero no caigas en sus redes. Los incapaces son muy inteligentes en su cometido, se juntan entre ellos por interés. Si analizamos todo lo que les rodea te darás cuenta. Sus amistades son de plástico, puro interés, realmente ninguno le importa al otro, si te fijas las actividades que les gustan no son capaces de realizarlas solos, es curioso ¿Verdad? Se necesitan por interés. Para ir a fornicar un sábado por la noche necesitan de ir con su mejor amiga en busca de incapaces. Para ir a la playa necesitarán de alguien, aunque no les importe mucho esa persona, pero ¡Como van a ir solos! Para hacer un viaje no les interesa hacer el viaje, porque lo harían solos si de verdad lo quisieran, necesitan enganchar a alguien que los acompañe. Creen que sus amistades son verdaderas, pero no se dan cuenta que en el momento que no les sirven, se buscan nuevos, en cambio no conozco ningún ser de los que te llenan que sea reemplazable.

Así que, amiga, deja que los incapaces procreen entre ellos, no tengas miedo de sentir más que ellos, porque el precio de estar en movimiento es caro, pero merece la pena cuando se está en lo alto de la montaña rusa, y cuando se está abajo se aprecia más y se aprende. ¿Acaso quieres estar toda tu vida en una línea recta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *