Premio Nobel de Literatura: Una de los nuestros

 

¿Qué quién es Svetlana Alexiévich? Nos ha hecho mucha gracia la pregunta, porque nadie se extrañó tan sólo hace un año de un desconocido ganador. A estas alturas aún seguimos sin saberlo  ¿Quién es Patrick Modiano? Sería la pregunta.

Desde Alta Cultura nos toca ponernos una medalla. No lo hacemos con frecuencia. Este verano recomendábamos algunos libros para leer. Y uno de ellos era el de esa «desconocida» que ha ganado el Nobel. Os lo recordamos (así te lo contábamos):

nobel

A nosotros no nos ha sorprendido, ni a nadie que siga los Premios Nobel, pues el año pasado ya sonó como una de las favoritas junto a Murakami y Kundera. Tan sólo bastaba con ser buen periodista y hacer los deberes por lo que pudiera pasa este año, pero también habría que llamar buen periódico a El País, cuando ya no lo es. Era casi lógico, aunque estos premios no lo son, que el Nobel iría para uno de los tres nombrados en esta edición. Bastaría leerse este artículo del año pasado: Los Nuevos Premios Nobel

No te descubriremos a esta autora, porque seguro ya habrá salido en todas las televisiones y todo el mundo sabrá que es una ucraniana de Stanislav cuya nacionalidad es bielorrusa, pues desde hace muchos años echó sus raíces en Minsk. Esta periodista de 67 años se convierte en la 14ª mujer en ganar el premio sueco y la primera en hacerlo con escritos que combinan el periodismo con la literatura. Por tanto ha pasado a la historia. A Modiano seguimos sin cogerle el punto, ni la coma.

Tampoco te creas a los tipos con barba que en Malasaña durante las próximas semanas te dirán que han leído todos sus libros. A España sólo ha llegado Voces de Chernóbil de manos de una editorial poco conocida como Siglo XXI. Ahora que está en nombre de todas las editoriales se pelean por traer sus obras y parece ser que Acantilado se hará con los derechos para su edición en 2016 de: La guerra no tiene nombre de mujer, Los chicos del cinc o El tiempo de segunda mano. El final del hombre rojo.

Os recomendamos, por si aún no os habéis decidido a leer esa obra maestra que es Voces de Chernóbil,  que veáis este vídeo, grabado con un dron sobre la ciudad de Pripyat, dónde ocurrió el desastre. A nosotros sólo de verlo nos dan ganas de saber más y más de todo aquello.

 

Postcards from Pripyat, Chernobyl from Danny Cooke on Vimeo.

Os diremos porque es una de los nuestros. Aparte de que ya la conocíamos, nos gustaba, no nos la metieron de debajo de la manga en una operación comercial, como a otros a autores. Decimos esto, porque los periódicos, los medios de comunicación, sin decir nombres, pertenecen a grandes grupos editoriales que se rigen por cuestiones económicas y no por calidad de su contenido. Cuando la academia nombra a un autor como su elegido y este pertenece a uno de sus grupos, de repente en sus periódicos y sus televisiones aparece a todas horas, como un acierto, como una maravilla literaria, cuando no lo es. En cambio el vecino esperará que el año que viene elijan a un autor de su grupo. Este año, por suerte, el autor no ha caído en ninguno de los grandes y se lo han tenido que comer, sin digerirlo aún a estas horas.

El País es un medio que va a la deriva, cuesta abajo y de seguir así esperemos por el bien de todos que desaparezca pronto. Haber puesto en primera plana ¿Quién es Svetlana Alexiévich? habría sido un suicidio demasiado claro, pero han sido muy listos, o más bien todo lo contrario. Han usado ese extraño portal, magazine o basura, como prefieran llamarlo, que se llama Verne. Jules se debe estar retorciendo en su tumba. Si de verdad quieren ver la decadencia del que fue el periódico más importante de habla hispana sólo se tienen que pasar por la página de Verne (El País). Este patético medio abre con frases como:

«Se cumplen los pronósticos: ni puta idea de quién es»

«Una mujer que hay que buscar en la Wikipedia gana el Nobel de Literatura»

«Las búsquedas en Google se reparten entre quienes buscan quién es la Nobel de Literatura bielorrusa y quienes buscan dónde está Bielorrusia»

Sí, para nosotros también es patético, pero no se preocupen, no son tan estúpidos. Estas frases son de usuarios de Twitter, de esa formas se lavan las manos, ellos solo las recogen y las ponen en primera plana. Exacto, son cobardes.

Para terminar, hablemos un poco de los Nobel. No nos remontaremos demasiado lejos. Había un inicio de siglo con grandes autores como: Orhan Pamuk, Imre Kertész, Herta Müller, Doris Lessing o Mario Vargas Llosa. Pero la cosa se torció, no sabemos por qué, y empezaron a salir autores raros, de dudosa calidad. Había algo en común en ellos: Grandes editoriales habían apostado por ellos en su día, y sus libros no se vendían, había que hacer algo, y ese algo ya sabemos que fue. Por eso nos ha sorprendido para bien, que una de los nuestros, y esperamos se convierta en una de los vuestros, haya puesto algo de decencia a este galardón. Ya estamos ansiosos por saber a quién nos traerán el año que viene

 

Te lo hemos contado aquí, en Alta Cultura

Alberto Aijón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *